New City Medical Plaza o como replantear la arquitectura para el desarrollo

Por CRAFT ARQUITECTOS

En Tijuana se construye el edificio dedicado al turismo médico más importante no sólo de México, sino del mundo: New City Medical Plaza. Pero lo realmente importante de esta entrada es la lección que hay detrás de ese proyecto.

Una de las principales fortalezas de la arquitectura –y por la que se ha mantenido como una de las disciplinas más necesarias para el ser humano– es esa capacidad que tiene para resolver problemáticas.

Primero se trató de protección (una casa, un techo) y ha evolucionado hasta convertirse en un factor primordial del desarrollo de ciudades, de sociedades.

Parece que estamos hablando de muchas cosas, pero no. Acá va el caso de New City Medical Plaza y cómo todo esto embona a la perfección.

 

Contexto

Sabíamos poco de Tijuana hasta que llegamos a este proyecto. Se trata de una ciudad fronteriza que durante años ha sido golpeada por factores como la inseguridad o la intensa migración hacia Estados Unidos, pero que, durante los últimos años, ha tomado un rumbo efectivo hacia el desarrollo.

Esto es parte del entendimiento que todos tenemos sobre Tijuana, pero pocos saben que se trata de un bastión importante en términos turísticos. Más específicamente, un epicentro para el turismo médico.

México ocupa la segunda posición a nivel mundial en este rubro, y Tijuana es el lugar donde sucede la mayor parte de esta actividad.

Cifras del Comité de Turismo y Convenciones de Tijuana (Cotuco) destacan que, durante 2017, Tijuana recibió a 11.5 millones de turistas de todo el mundo y una buena parte de ellos llegaron para solicitar servicios médicos. La derrama económica que esto deja a la ciudad es, por tanto, de miles de millones de pesos.

 

Cercanía

Si bien Tijuana es una ciudad que ha aglutinado migrantes que buscan el acceso a Estados Unidos, también recibe de forma constante la visita de ciudadanos estadounidenses.

Los servicios médicos son el principal objetivo. El precio de las intervenciones médicas en Estados Unidos se pueden incluso quintuplicar (el efecto del tipo de cambio), de ahí que muchos profesionales mexicanos de la salud lleven sus servicios con éxito a la ciudad de Tijuana.

No sólo se trata del precio, sino también de la calidad del servicio. La medicina en México cuenta con un desarrollo óptimo y ha aprovechado la propia cercanía con potencias en el campo, como Estados Unidos o Canadá, para mantenerse al día en cuanto a especialización, infraestructura y posibilidades de adquirir los principales avances tecnológicos.

 

Orden

Una vez que teníamos todo este contexto, llegamos al proyecto de New City Medical Plaza, como un desarrollo cuyo objetivo es organizar la oferta de turismo médico y llevarla al siguiente nivel. Tan sencillo y tan complejo como eso.

La ciudad no contaba con un complejo que aglutinara la principal oferta que ofrece Tijuana como centro del turismo médico (medicina estética, de la vista y dental, primordialmente) y que no demeritara en cuanto a la calidad de los profesionales o a las necesidades adicionales que podrían tener los usuarios.

 

El edificio

New City Medical Plaza, que abrirá sus puertas el próximo año, contará no sólo con una torre de servicios médicos capaz de integrar una diversidad de oferta que satisfaga las demandas más exigentes, sino que también se verá complementada con un hotel con todos los servicios y un espacio comercial que servirá de punto de conexión entre los dos principales programas (el hospitalario y el hotelero).

El complejo, diseñado por esta oficina, es un desarrollo mixto pensado en las necesidades específicas de un mercado en crecimiento y con necesidades muy específicas. El edificio, por tanto, es un traje a la medida para ese público.

 

Moraleja

Volvemos al principio: el potencial de la arquitectura para resolver problemáticas.

Pero la lección es ir mucho más allá: no sólo plantearse rascacielos o centros comerciales porque se piensa que representan el desarrollo per sé.

Lo que nos deja New City Medical Plaza es esa búsqueda por salirnos de la caja, por repensar no sólo las metrópolis, sino también mirar hacia aquellas ciudades que están generando un polo de desarrollo.

Pronto será imposible agregarle un edificio más a la Ciudad de México, pero queda la oportunidad excepcional de generar la infraestructura que están requiriendo las ciudades del interior de la República.

Nuestra tarea, como arquitectos, es involucrarnos más en la creación de ciudades y también entender las problemáticas y oportunidades que ofrece cada una, con sus contextos particulares y las características que las hacen atractivas incluso para el mercado internacional.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *